Hace un año en octubre…

Tengo mucho tiempo que no uso estas líneas para desahogarme, pero hoy necesito hacerlo.
Es el mes de octubre. Mes de la cinta rosada y de mi cumpleaños. Y me pongo a pensar como estaba todo este mismo mes hace un año.
Hace un año teníamos una pediatra en Control de Calidad del hospital donde trabajo y también un fotógrafo y camarógrafo muy profesional en Relaciones Públicas. Hoy ya no están. El cáncer se los llevó.
Hace un año, una chica deportista de 29 años, de esas que comen bien y tienen una vida saludable no se imaginaba que hoy tendría su seno amputado por cáncer de mama.
Hace un año, una médico de urgencias menor de 40 años, con una hija pequeña y madre soltera, no tenía idea que pasaría sus fines de semana débil por una sesión de quimioterapia.
Se me aguan los ojos por una mujer encantadora, trabajadora, alegre y campechana que toda su vida anheló tener hijos y que hace un año estaba embarazada. Hoy, 3 meses después de cumplir su sueño de ser Madre, se encuentra en una cama de hospital, dopada por medicamentos y con pocas esperanzas de vida.
¿Qué está pasando? ¿Por qué cada día hay diagnósticos de cáncer por todos lados? Ya los factores de riesgo que me estudié en la facultad de Medicina ni siquiera se cumplen en los últimos casos. ¿Cómo estamos viviendo?. El stress nos está matando. Damos prioridad a nuestro trabajo por encima de nosotros y la familia, pensando que lo hacemos por ellos y resulta que cuando te encuentras así, la empresa es la primera que te reemplaza. Damos prioridad a una cartera o a unos zapatos de marca y lo pagamos al contado sin importar el precio, pero cuando te dicen que hay suplementos que te pueden ayudar a prevenir que estas cosas te pasen, dices que son muy caros y no los tomas. A ver dime, ¿Qué precio tiene TU salud?
No juzgo a nadie porque yo también me creía la “supergirl” y HACE UN AÑO estaba sin cabello, sin cejas ni pestañas por esta maldita enfermedad.
Tú que trabajas o que tienes tu propio negocio, que eres ama de casa o tienes 2 ó 3 trabajos, cuídate. Hazlo por tu familia!!
Hazte exámenes una vez al año, trata de comer más vegetales y menos comida en la calle, camina por lo menos 3 veces por semana, duerme con oscuridad tus 8 horas, dormir de día no te sirve. Pero sobretodo, trata de ser feliz. No te amargues por tonterías en la calle porque haces que tu cuerpo se mantenga inflamado y se te bajen las defensas y PUM! te caen todas las pestes que hay en la calle.
Pon en orden tus prioridades y supleméntate para equilibrar tu sistema de defensa.
Dios los bendiga siempre!!! 

Zanahoria, huevo o café

Hoy es un día especial para mí. 14 de mayo del 2015. Tuve cita de control con mi oncólogo y me dijo que soy “Sobreviviente de cancer de mama en vigilancia”. Si con esto que han leído les he sacado una sonrisa, se imaginan la que yo tengo en mi cara?
Estoy tan pero tan feliz, emocionada, contenta, que no sé si reir o llorar. Casi beso a mi doctor!!!!
A mi mente viene una historia que escuché hace exactamente un año. Cuentan en el podcast que una hija se acercó a su mamá buscando consejo a sus muchos problemas. Decía que resolvía uno y le salía otro. Su mamá escuchándola pone a hervir agua en tres ollas diferentes. En la primera, echa una zanahoria. En la segunda, un huevo y en la tercera granos de café. Todas hierven a la misma temperatura.
Al sacarlas, las pone en vasijas diferentes. Dice entonces a su hija “fíjate en cada una”.
La joven ve la zanahoria blanda, el huevo duro y un aromático café en la última.
“Hija mía, todos estuvieron sometidos a la misma calor. Unos deciden al tener problemas volverse débiles como la zanahoria. Otros, son blandos y endurecen su cuerpo y su corazón igual que el huevo. Y están los que convierten el problema en algo hermoso, como el café que cambió el agua. ¿Cuál decides ser tú?”
Amigos somos sometidos a pruebas por la vida para pulirnos. Dios desea que podamos salir adelante siempre con Su ayuda. No lo dejemos de lado nunca.
Yo decidí ser café. Y no el barato sino el  mejor!
Gracias a mi PapaDios querido, a mi familia, mis amigos, mis médicos, incluso a gente que no me conocía y que oraban por mi. Gracias también a mis píldoras mágicas.
Soy una sobreviviente de cáncer de mama y SOY FELIZ!!!!

Gracias Mayka Morgan

Definitivamente no tenemos los días comprados. Una colega ginecóloga, que era residente cuando yo hice mi internado en la Caja del Seguro Social, se encuentra con una de esas enfermedades de “mala suerte” como las llamo yo. Está con ceguera bilateral en este momento y el tratamiento aunque suena fácil es muy difícil en la práctica, pues se necesita de mucha gente para colocarlo.

¿Por qué de tanta gente enferma, me conmociona Mayka? Porque ella es singular. Era muy estricta como residente pero siempre me enseñó. Aún en sus peores guardias, que eran casi todas porque es un coágulo, siempre fue docente. A mi siempre me sonrió y nunca fue grosera conmigo. Sus compañeros la adoraban y sus internos también. Me incluyo. No fuimos las mejores amigas, pero no hay que ser amiga de una persona para poder resaltar lo bueno que hay en ella.

Es joven. Tiene una vida por delante.  Tú puedes ayudarla a salir de esto. Se necesitan donadores A+ ó AB+ para el recambio de plasma. Si no lo eres no importa. Avisa a los amigos o compañeros de trabajo que conozcas. Estoy segura que habrá alguno.

No sé si Mayka podrá alguna vez saber que es una de las personas que me impactó en mi formación. Nunca se lo dije durante el internado porque pues uno no piensa en ello. Pero quiero aprovechar ahora para agradecerle. Fue luz y sal para mí. Su sonrisa, aún trasnochada y con hambre, me enseñó a hacer lo mismo no sólo con pacientes, sino con la gente en general. Trato de hacerlo todos los días.

Saldrá de esto Dra. Morgan. De la manera como Dios lo disponga. Está en nuestras oraciones. Sus colegas nos hemos unido para ayudarla de la manera que mejor podamos.

Ahora eres nuevamente ejemplo. Has unido a un gremio difícil. ¿Te das cuenta de la influencia que ejerces? ¿De todo lo bueno que se consigue siendo una persona alegre? Creo que muchos de ahora en adelante adoptarán tu estilo.

Eres guerrera Mayka Morgan. Dios te bendiga!

Un oasis de paz

La semana pasada estuve de vacaciones y trabajo por Estados Unidos. Fui a dos ciudades completamente diferentes entre sí. La primera fue a Las Vegas. La ciudad del placer y el pecado. Literalmente créanme. Es muy brillante ese lugar. Todo es luces, música, derroche. Hay una cantidad de atracciones que nunca terminaría de escribir. Sólo entrar a los lobbys de los hoteles era una aventura de colores y creatividad.
Una de las atracciones que aunque me dio vértigo disfruté fue subir a la réplica de la torre Eiffel. Desde allá arriba se podía ver el desierto alrededor de la ciudad. Estaba en un oasis lleno de lujo y esplendor, como dicen las reinas de Las Tablas.
Puedes beber, fumar, andar desnudo, hacer locuras, gastarte toda la plata en casinos, contratar mujeres y cualquier cosa que creas que no te permitirían siempre y cuando tengas 21 años.
Yo aproveché para pasear con mi esposo por toodos los hoteles, hacer algunas compras y montarnos en las atracciones que encontráramos. Vimos las fuentes que bailan al ritmo de la música con sus luces, los jardines bellísimos, los shows, etc.
Luego fuimos a Salt Lake City. Una ciudad pequeña pero preciosa. A diferencia de Las Vegas, donde encontrabas gente pidiendo plata en cualquier esquina, las calles estaban pulcras, casi sin gente. Tomamos un tren desde el aeropuerto al hotel. El transporte público es lo máximo. Imagino que es porque la ciudad es pequeña. Se puede ir caminando casi a cualquier lado. Tienen un mall en el centro pequeño,si lo comparo con Albrook, pero muy lindo. Por el centro del mall pasa un arroyo. De allí su nombre, City Creek.
Cuando llegamos al hotel y nos registramos la temperatura era de 20 grados. Tres horas después estando en el mall, salimos de una tienda y vimos pelotitas blancas cayendo del cielo. Dios Santo! No podía creer que estaba viendo nieve. Los ojos se me querían salir del asombro. Nos fuimos inmediatamente a la plaza del centro comercial a saltar y dejar que nos cayera encima para verla. Parecíamos locos pero no nos importaba. Total no conocíamos a nadie. Fue supremamente emocionante que aún mientras lo escribo me da euforia. Dios me cumplió un sueño que tenía y cuando menos lo esperaba. El clima allí es loco. Nevó por aproximadamente 36 horas y luego desapareció como si nunca hubiera caido.
Sin embargo, no fue eso lo que más me impactó aunque no lo crean. Me fascinó fue la amabilidad genuina de la gente. Era increíble vieran. Todo el mundo te sonreía sinceramente, te saludaban, si necesitabas algo te ayudaban hasta el final y se cercioraban que tuvieras éxito. Aunque Las Vegas es más turístico, la atención que fue muy buena, no se llegaba a comparar.
Alguien me comentó que todos eran así porque la ciudad es mormona en su mayoría. Con un templo que es como la descripción bíblica del templo de Salomón. Es en este punto donde me pongo a reflexionar. Por qué los mormones son tan amables y atentos con los demás, aún sin ser de su religión, si creen en Jesucristo igual que el resto de los cristianos. ¿ No deberíamos ser todos los cristianos así? ¿Por qué si Jesús nos mandó a “amar al prójimo como a nosotros mismo” nos volvemos selectivos para hacerlo?
No vayan a pensar que me convertí en mormona o que critico alguna religión. Sólo doy mi opinión objetiva del asunto.  Soy católica pero siempre he pensado que no es la religión lo que nos hace buenos, sino que decidamos seguir las leyes y actuar lo más parecido a Dios, que en mi opinión,
es uno solo para todos.
En esos días aprendí a darle más valor a la familia, a meterle todas las ganas a mi proyecto de vida para dejarle un legado a mi hijo y para ayudar a la gente. Sobretodo, volví a comprobar que PapaDios es el mejor. Él no te deja solo NUNCA y me premió con lo más preciado, LA VIDA.
Si van a Estados Unidos recomiendo ir a visitar esa ciudad para ver la armonía que allí se disfruta y poder aplicarlo donde vivimos.
Gracias a Dios, a mi familia y a mi proyecto la INT por permitirme experimentar cosas buenas.

Mi regalo de Dios…

Hace menos de una hora iba a empezar a escribir acerca de los videojuegos porque es algo de lo que hace rato me estoy quejando, pero Dios actúa de formas raras. Kimaura, a quien quiero mucho, llega de su recorrido habitual por el hospital y entra a la oficina y me da una caja sin forrar. Dice “Thays ésto te lo manda Dios”. Mi cara estoy segura que fue de susto, porque mi mente decía que se había vuelto loca. Ella adivinó mis pensamientos porque me dijo que en serio Dios me lo mandaba. Dijo que una señora en la Iglesia a la que asiste le preguntó si ella tenía una compañera que se llamaba Thays y ella le contestó que sí. La señora le entregó la caja y le dijo:”Dios me dijo que le diera esto, pero no me dijo de que color. Ojalá le guste. Dile que se lo está regalando Él”. Un millón de pensamientos pasaron por mi mente. Tantos que no pude hablar por un minuto creo. Atiné a decirle:”en serio? Gracias Dios”. Mientras les estoy escribiendo las ganas de llorar están a flor de piel. Lo siento como cuando una vez me enojé muchísimo con mi esposo y al llegar a la casa la había limpiado y hasta me regaló un reloj. Sólo que yo no estoy molesta con él, al contrario, él debería estarlo conmigo y sin embargo, me manda regalos. Imagínense!!! Mi mente racional aún no lo cree. No es fácil aceptar que pasan cosas así. Todavía pienso que Kimmy me la quería regalar, pero ella es tan detallista que hubiera forrado la caja, así que no fue ella. Fue ÉL. ¿Qué querrá decirme PapaDios con este obsequio? Aún no he cumplido Su propósito para mí, lo sé. Aún no he terminado de descifrar cuál es. Pero me sigue llamando a que lo haga. Y lo haré. Estoy segura. Diosito mil gracias por el jalón de orejas. Gracias por quererme tanto. Gracias por cuidarme siempre. Te Amo Dios!!!

Gracias por mi cartera.cartera_de_Dios[2]