Un oasis de paz

La semana pasada estuve de vacaciones y trabajo por Estados Unidos. Fui a dos ciudades completamente diferentes entre sí. La primera fue a Las Vegas. La ciudad del placer y el pecado. Literalmente créanme. Es muy brillante ese lugar. Todo es luces, música, derroche. Hay una cantidad de atracciones que nunca terminaría de escribir. Sólo entrar a los lobbys de los hoteles era una aventura de colores y creatividad.
Una de las atracciones que aunque me dio vértigo disfruté fue subir a la réplica de la torre Eiffel. Desde allá arriba se podía ver el desierto alrededor de la ciudad. Estaba en un oasis lleno de lujo y esplendor, como dicen las reinas de Las Tablas.
Puedes beber, fumar, andar desnudo, hacer locuras, gastarte toda la plata en casinos, contratar mujeres y cualquier cosa que creas que no te permitirían siempre y cuando tengas 21 años.
Yo aproveché para pasear con mi esposo por toodos los hoteles, hacer algunas compras y montarnos en las atracciones que encontráramos. Vimos las fuentes que bailan al ritmo de la música con sus luces, los jardines bellísimos, los shows, etc.
Luego fuimos a Salt Lake City. Una ciudad pequeña pero preciosa. A diferencia de Las Vegas, donde encontrabas gente pidiendo plata en cualquier esquina, las calles estaban pulcras, casi sin gente. Tomamos un tren desde el aeropuerto al hotel. El transporte público es lo máximo. Imagino que es porque la ciudad es pequeña. Se puede ir caminando casi a cualquier lado. Tienen un mall en el centro pequeño,si lo comparo con Albrook, pero muy lindo. Por el centro del mall pasa un arroyo. De allí su nombre, City Creek.
Cuando llegamos al hotel y nos registramos la temperatura era de 20 grados. Tres horas después estando en el mall, salimos de una tienda y vimos pelotitas blancas cayendo del cielo. Dios Santo! No podía creer que estaba viendo nieve. Los ojos se me querían salir del asombro. Nos fuimos inmediatamente a la plaza del centro comercial a saltar y dejar que nos cayera encima para verla. Parecíamos locos pero no nos importaba. Total no conocíamos a nadie. Fue supremamente emocionante que aún mientras lo escribo me da euforia. Dios me cumplió un sueño que tenía y cuando menos lo esperaba. El clima allí es loco. Nevó por aproximadamente 36 horas y luego desapareció como si nunca hubiera caido.
Sin embargo, no fue eso lo que más me impactó aunque no lo crean. Me fascinó fue la amabilidad genuina de la gente. Era increíble vieran. Todo el mundo te sonreía sinceramente, te saludaban, si necesitabas algo te ayudaban hasta el final y se cercioraban que tuvieras éxito. Aunque Las Vegas es más turístico, la atención que fue muy buena, no se llegaba a comparar.
Alguien me comentó que todos eran así porque la ciudad es mormona en su mayoría. Con un templo que es como la descripción bíblica del templo de Salomón. Es en este punto donde me pongo a reflexionar. Por qué los mormones son tan amables y atentos con los demás, aún sin ser de su religión, si creen en Jesucristo igual que el resto de los cristianos. ¿ No deberíamos ser todos los cristianos así? ¿Por qué si Jesús nos mandó a “amar al prójimo como a nosotros mismo” nos volvemos selectivos para hacerlo?
No vayan a pensar que me convertí en mormona o que critico alguna religión. Sólo doy mi opinión objetiva del asunto.  Soy católica pero siempre he pensado que no es la religión lo que nos hace buenos, sino que decidamos seguir las leyes y actuar lo más parecido a Dios, que en mi opinión,
es uno solo para todos.
En esos días aprendí a darle más valor a la familia, a meterle todas las ganas a mi proyecto de vida para dejarle un legado a mi hijo y para ayudar a la gente. Sobretodo, volví a comprobar que PapaDios es el mejor. Él no te deja solo NUNCA y me premió con lo más preciado, LA VIDA.
Si van a Estados Unidos recomiendo ir a visitar esa ciudad para ver la armonía que allí se disfruta y poder aplicarlo donde vivimos.
Gracias a Dios, a mi familia y a mi proyecto la INT por permitirme experimentar cosas buenas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s